El desafío africano de Caracol

Martes 7 de mayo de 2013

Por primera vez en la televisión colombiana, una producción cruza el Atlántico y desembarca en África para grabar un reality. Conozca algunos retos del nuevo Desafío de Caracol.

El desafío africano de Caracol
La presentadora Margarita Rosa de Francisco

274

Compartido
Compartir:

Los participantes del nuevo Desafío no serán los únicos con complicaciones. Para la décima temporada, el equipo de Caracol tendrá que adaptarse a una cultura y un mundo desconocidos que hacen de este el programa más difícil de la serie.

Para grabar el primer capítulo del Desafío 2013 fueron necesarios tres días. El reality más visto de la televisión colombiana celebra su décimo aniversario y, para conmemorar el acontecimiento, reservaron un vuelo chárter y lo cargaron de equipos, cámaras, luces y todo lo necesario para grabar la más reciente temporada del icónico programa, Desafío África, El Origen, en Senegal. 

El formato sigue la línea de las versiones anteriores. Los 21 participantes hacen parte de tres grupos: uno de siete celebridades (incluidos la ciclista olímpica María Luisa Calle y el humorista Gerly Hassam Gómez); uno de siete sobrevivientes (competidores que han concursado en versiones previas); y el último, de siete retadores (competidores principiantes).

En las pruebas territoriales, lucharán por el privilegio de quedar en playa alta, el más lujoso de los campamentos; o, más bien, para no quedar en playa baja, una locación despojada de cualquier comodidad. Margarita Rosa de Francisco vuelve como presentadora y directora de las competencias. La gran diferencia ahora es el hecho de estar en Senegal. Y eso cambia por completo el proceso de producción.

El primer reto para Caracol es cultural. De las 300 personas que forman el equipo de grabación, solo 170 son de Colombia, el resto son senegaleses. Para facilitar la comunicación entre ellos, el equipo colombiano cuenta con personal que domina el francés, y aunque es una gran ayuda, también contrataron guías y traductores que entienden las diferencias culturales.

Para movilizar los equipos y provisiones a los sitios donde se llevan a cabo las exigentes pruebas, tienen que usar camiones especiales conocidos como transit, que están hechos para atravesar terrenos desérticos y pantanosos. Es fácil olvidar que las extenuantes condiciones que tienen que soportar los participantes son las mismas que el equipo de producción tiene que tolerar. En la grabación del primer capítulo, la temperatura alcanzó los 45 grados centígrados, y mientras los concursantes sudaban como nunca antes, los técnicos y camarógrafos los seguían con el pesado equipo al hombro.

Aunque el televidente no tendrá la oportunidad de apreciar el reto que implica grabar un reality a más de 6.000 kilómetros de Colombia, Senegal brinda un elemento nuevo al concurso. Las celebridades, los sobrevivientes y los retadores estarán en contacto directo con las tribus nativas de la región. Deberán asimilar las costumbres y normas musulmanas. El choque cultural es un desafío nuevo y promete ser igual de emocionante que los anteriores.

 

Cromos.com.co
Publicidad
Publicidad

Lo más...

.