Se encuentra usted aquí

Mensaje de error

  • Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in Database::openConnection() (line 1688 of /local/portales/cromosd7.com/includes/database/database.inc).
  • Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in Database::loadDriverFile() (line 1777 of /local/portales/cromosd7.com/includes/database/database.inc).
×

El power ranger que se convirtió en asesino

Después de degollar a un hombre  en México y matar a una pareja en Los Ángeles, el ex Power Ranger rojo será sometido a la pena de muerte con inyección letal.

El que dijo que los Power Rangers son un buen ejemplo para los niños, hoy lo pensaría dos veces después de conocer las andanzas de Skylar Deleon, uno de los personajes de la serie infantil. Su nombre es Skylar Deleon, y al parecer se cansó de ser el bueno de la historia.

Después de ser el líder de los superhéroes preferidos de los niños en la década de los 90, en la serie de televisión Mighty Morphin Power Rangers, sus días de éxito se esfumaron. Cada vez le era más difícil aprenderse los libretos y los productores terminaron reemplazándolo por otro actor. Deleon, entonces, cambió la espada de poder por un cuchillo con el que se dedicó a atracar en las calles de Los Ángeles. Tenía apenas 20 años.

Lo que parecía ser un mal enfrentamiento al fracaso, terminó en una tragedia sin precedentes. En noviembre de 2004, después de haber leído un anuncio en el periódico en el que se vendía un yate, decidió contactar a los dueños para cuadrar una cita. Thomas y Jackie Hawks, una pareja mayor, le comentó a Deleon que habían tomado la decisión de vender su embarcación para mudarse a Arizona y estar más cerca de su nieto.

Sonriente y muy amable, Deleon se aseguró de caerle bien a la pareja hablándoles de su pequeño hijo de nueve meses. Con la imagen de un hombre de familia organizado y responsable, los Hawks no dudaron en aceptar la oferta de Deleon: 440.000 dólares. El día de su segundo encuentro fue la última vez que se les vio a Thomas y a Jackie Hawks con vida.

Llevado por la avaricia, Deleon tenía claro que ese yate tenía que ser suyo. Dinero no había, así que la única opción era robarlo. Confiado en su habilidad como atracador, Deleon, llegó acompañado de su esposa y de su amigo John Kennedy, con la supuesta intención de firmar los papeles de traspaso del yate y entregarles lo acordado. Pero en cuestión de minutos, la amigable reunión se convirtió en escena de una película de terror.

Kennedy, miembro de una peligrosa pandilla de Los Ángeles, fue el encargado de someter a la pareja. Esposados, los obligó a firmar los papeles amenazando con matarlos. Aterrorizados, hicieron caso, confiados en que sus vidas serían perdonadas.

Hasta el momento esa era la idea. Pero en menos de cinco minutos, el ex Power Ranger perdió el control de la situación. Neurótico y bastante nervioso, amarró a la pareja al ancla del yate. Las súplicas y el llanto no tuvieron efecto alguno en Deleon, quien los lanzó al mar y los dejó morir ahogados. Mientras regresaban al puerto, él y sus dos cómplices se encargaron de desaparecer cualquier evidencia de lo sucedido, al tiempo que guardaban en bolsas de basura todos los objetos pertenecientes a los Hawks. Hasta ese momento, era el crimen perfecto.

Pero la suerte se le acabó una semana después, cuando Jackie y Thomas Hawks fueron declarados oficialmente desaparecidos. Con una tranquilidad abrumadora, Deleon contestó las preguntas de la policía, que lo contactó cuando la familia de los Hawks dio su nombre como un posible comprador del yate: “Tras cerrar el negocio, ellos subieron a su carro y se fueron, esta fue la última vez que los vi”. Para sustentar su versión, les mostró los papeles de traspaso. Su actitud era tan relajada que la policía se fue sin más preguntas.

Solo cuando las autoridades encontraron los cuerpos en el mar, la actuación de Deleon se fue al piso. Si se habían ido en el carro, como aseguró el ex actor, ¿por qué terminar ahogados cerca al puerto donde se encontraba el yate, que ahora pertenecía a Deleon? La insistencia por parte de las autoridades se hizo más fuerte, y al igual que en sus años de actor juvenil, Skylar no soportó la presión.

Su siguiente paso fue acusar a John Kennedy de ser el asesino y de obligarlo a estar en la escena del crimen. Lo que Deleon no sabía era que Kennedy ya había hablado con la policía y dado pruebas de que él solamente había esposado a la pareja y limpiado el yate. Kennedy Aseguró que Deleon planificó el robo y amarró a los Hawks al ancla antes de lanzarlos al mar.

El 15 de enero de 2005, Skylar Deleon fue arrestado por los cargos de secuestro, robo y doble asesinato. Y aunque se pensaba que ya en la cárcel no podía usar sus “superpoderes” y lastimar a alguien más, Deleon dejó enevidencia que su instinto asesino no tenía nada que ver con la ficción. Mientras esperaba el juicio, arregló con su compañero de celda asesinar a su propio padre, John Jacobson Jr., y a su primo, porque supuestamente sabían de su culpabilidad en el asesinato de los Hawks.

Con su plan fallido, debido a que su compañero de celda lo delató, no tuvo más opción que declararse culpable. Después se supo que en 2003 había degollado a un hombre por robarle 50.000 dólares. La defensa fue ridícula. “Quería robar el dinero para poder pagar una cirugía de cambio de sexo”, dijo con lágrimas en sus ojos cuando lo llamaron a testificar. “Estoy tan desesperado por hacerlo que ya intenté quitármelo yo mismo con una cuchilla”.

Si pensó que sus lágrimas conmoverían al jurado, no pudo estar más equivocado. En menos de cuatro horas de deliberación, lo encontraron culpable. A diferencia de Kennedy, el pandillero, y de Jennifer, su esposa, que fueron condenados a doble cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional, Deleon fue condenado a la pena de muerte. La frialdad con la que engañó a los Hawks para ganarse su confianza, para luego amarrarlos al ancla y lanzarlos vivos al mar, fue suficiente para que un juez de la Corte de Orange County anunciara el pasado 21 de junio que Skylar Deleon morirá bajo la inyección letal, la primera semana de agosto de 2011. Un final totalmente lejano al del joven que en algún momento fue el héroe de cientos de niños que querían ser tan fuerte como él.

Publicidad

Publicidad

Publicidad