Se encuentra usted aquí

Las reinas y sus principes azules

¿Quién dijo que los cuentos de hadas no se pueden volver realidad? Acá una pequeña muestra de que el amor, contrario a lo que muchos creen, sí perdura.

Tatiana Castro y Miguel Ángel Castellanos

“Para tener un matrimonio estable es importante poner a Dios en el centro de la relación–asegura Tatiana Castro–. Todos los días debemos revisar lo que hacemos mal para corregir y lo que hacemos bien para reforzarlo. Hay que cultivar el amor a diario con el convencimiento de que es para toda la vida. Estoy segura de que existe el amor eterno pero es importante tener claro que en el matrimonio hay que dar mucho y exigir poco. Cuando uno se casa con la convicción de que se trata de una decisión de corazón, es más fácil mantener la chispa. Uno debe ayudarle al otro a llevar las cargas y acompañarlo en todos los momentos, los fáciles y los complicados”.

Paola Turbay y Alejandro Estrada

“Me case con la ilusión de vivir con Alejandro el resto de mi vida –afirma Paola turbay–. Si uno sale a navegar pensando en la posibilidad de hundirse, es mejor no embarcarse. El 24 de septiembre cumplimos 16 años de matrimonio y 18 de novios gracias a que no hemos caído en la monotonía, no hemos dejado que se pierda el encanto. Es fácil acostumbrarse pero es más entretenido sorprenderse. Los dos hacemos un esfuerzo a conciencia para mantener una relación sólida, apasionada e interesante. Crecemos como pareja y no como dos individuos que viven juntos. Seguimos casados porque la familia es sagrada y sabemos que nuestra fuerza individual nace en la estabilidad que tenemos en casa”.

Susana Caldas y Rafael del Castillo

La Señorita Colombia 1983 se casó con Rafael del Castillo el 11 de enero de 1986. Veinticinco años después su matrimonio sigue siendo un ejemplo de amor y constancia. ¿Cómo lo hace? “Creo que lo fundamental es el respeto mutuo. Hay que reinventarse cada día con cariño y saber que este tipo de cosas se hacen para que duren. También hay que ser conscientes de que hay momentos buenos, regulares y malos. Igual de clave es la admiración: hay que admirar al otro para poder amarlo. Y todos los días uno tiene que enamorarse con palabras y actos”.

Aura María Mojica y Fernando Rivera

“El secreto para mantener vivo el amor después de 27 años de matrimonio es hacer de cada momento algo bueno”. Así lo dice la señorita Colombia 1976, quien tiene uno de los matrimonios más estables del mundo de los reinados y por eso afirma que el único miedo que ha tenido en estos años junto a su esposo Fernando Rivera es “caer en la rutina, no hablar las cosas como son y no querer compartir. Esto incluye también a los hijos, porque al compartir con todos se crea una cadena que ayuda a todo. A esto hay que sumarle mucha tolerancia y aceptar que se necesita de otra persona para salir adelante en todo sentido: la crianza de los hijos y la vida de pareja, ahora y en la edad madura”.

Publicidad

Publicidad

Publicidad