¿Cómo vestirse en el 2013?

Miércoles 13 de febrero de 2013

Durante la más reciente edición de Colombiatex, la directora del Laboratorio de moda, Martha Calad, esbozó las tendencias que regirán este año. Rehaga su armario.

Foto:EFE
¡Recargado es mejor! Opulencia barroca, habla de prendas de siluetas simples, pero cargadas de pedrería, detalles y texturas.
SIGUIENTE ATRAS
¡Recargado es mejor! Opulencia barroca, habla de prendas de siluetas simples, pero cargadas de pedrería, detalles y texturas. Escotes arriesgados. Los escotes inusuales con insinuantes aberturas en la cadera. Mostrar la espalda es arriesgado, pero moderno. Onda gitana. Flamenco, hace alusión a la vida de los gitanos, al movimiento bohemio. Túnicas como vestidos, faldas largas y estampados diversos en una misma prenda se volverán comunes. Más detalles menos siluetas. El terciopelo es el rey de la tendencia Opulencia barroca. Vestido de corte sencillo (tipo campana) y un decorado en alto relieve. El poder del brillo. Las lentejuelas vienen con fuerza. Una inspiración de la década de los años 20. El brillo y los tonos metalizados son primordiales. Glam dark. Es la tendencia que acompaña a la lencería, la ropa interior, y se inspira en la trilogía de Cincuenta sombras de Grey. Priman los encajes, el corsé y los ligueros. Vuelve la montaña. Son protagonistas los cuadros tipo leñador. Reinan los tejidos rústicos, los efectos artesanales, lo que parece o es hecho a mano. Martha Calad
¡Recargado es mejor! Opulencia barroca, habla de prendas de siluetas simples, pero cargadas de pedrería, detalles y texturas.
Escotes arriesgados. Los escotes inusuales con insinuantes aberturas en la cadera. Mostrar la espalda es arriesgado, pero moderno.
Onda gitana. Flamenco, hace alusión a la vida de los gitanos, al movimiento bohemio. Túnicas como vestidos, faldas largas y estampados diversos en una misma prenda se volverán comunes.
Más detalles menos siluetas. El terciopelo es el rey de la tendencia Opulencia barroca. Vestido de corte sencillo (tipo campana) y un decorado en alto relieve.
El poder del brillo. Las lentejuelas vienen con fuerza. Una inspiración de la década de los años 20. El brillo y los tonos metalizados son primordiales.
Glam dark. Es la tendencia que acompaña a la lencería, la ropa interior, y se inspira en la trilogía de Cincuenta sombras de Grey. Priman los encajes, el corsé y los ligueros.
Vuelve la montaña. Son protagonistas los cuadros tipo leñador. Reinan los tejidos rústicos, los efectos artesanales, lo que parece o es hecho a mano.
Martha Calad

3

Compartido
Compartir:

Martha Calad, cazadora de tendencias

El trabajo de esta antioqueña es captar las pautas que regirán la moda en el mundo y traducirlas en palabras coloquiales para que sean bien interpretadas por los diseñadores y empresarios colombianos.

---------------

El salón está invadido de mujeres inquietas que, como si se tratara del primer día de escuela, afilan sus lápices y repasan las hojas limpias de sus libretas, augurio de una cátedra que acabará con el blanco inmaculado de sus cuadernos.

En el centro está ella, ataviada con una chaqueta negra tipo sastre, una blusa gris de tejido de punto y unos pantalones negros ajustados en la medida ideal, al estilo Armani, su preferido. Es la directora del laboratorio de moda de Inexmoda, Martha Calad, la diseñadora de interiores que se convirtió en una juiciosa directora que va por el mundo tomando nota de las innovaciones que se presentan en las ferias de moda más prestigiosas del mundo, para reunir la mayor cantidad de información que pueda ser útil a las confeccionistas colombianos y latinoamericanos.

No lo hace sola, sería imposible cubrir el amplio espectro de la moda mundial a dos manos. Junto a ella, cinco apasionados colaboradores replican su modelo en diferentes ferias y regresan a Medellín llenos de datos. Cuando no pueden asistir a algún evento relevante, acuden a uno de los cinco corresponsales de moda que aguardan indicaciones en las principales capitales del mundo. A la llamada urgente de Martha Calad, los corresponsales actúan y salen a cazar tendencias.

Su misión entonces deja de ser la recopilación de datos para pasar a la “traducción”. Ella es la encargada de contarles a las más de 300 empresas de Latinoamérica inscritas en el Laboratorio de moda qué se está usando en el mundo entero y qué se impondrá en las diferentes temporadas.

Sus principales alumnas son las diseñadoras de las marcas de ropa interior, vestidos de baño y pijamas colombianas. Estos son los productos textiles que más se venden en el exterior, con 196 millones de dólares exportados en el 2012 entre estos tres insumos, un 26,7 % del total de las exportaciones de prendas de vestir del país.

El Laboratorio de moda asesora también al área de mercadeo de estas empresas y, junto a la firma Radar, condensa información sobre consumidores que resulta muy útil para la industria de la confección.

Su trabajo como analista de moda en Coltejer, diseñadora de modas en Cat jeans, compradora de vestuario masculino en Almacenes Éxito y, posteriormente, directora de moda del Laboratorio le ha dado un amplio conocimiento del sector. Aunque estudió diseño de interiores en la Escuela de Artes Decorativas de Madrid, España, su madre le inculcó el amor por la moda desde que era una niña, de ahí su pasión por las texturas y las telas.

“Mi mamá daba clases de costura y me hacía vestidos”. Su mamá fue su primer referente, después vinieron los internacionales: Armani, Calvin Klein, Carolina Herrera, Max Mara, Prada, Jill Sander, los más sobrios, son sus favoritos. “No soy mujer de excesos, soy más bien clásica monocromática, me gusta experimentar con las telas y el tacto más que con las formas. Siempre busco confort, por eso amo las camisetas y las plataformas por cómodas, y porque me gusta verme alta y estilizada”.

Así llega y así termina su cátedra. De plataformas. Las hojas de las libretas de las diseñadoras terminan repletas de consejos, de frases y de bocetos. Martha Calad emprende un nuevo viaje por el mundo a cazar tendencias.

Mónica Diago | Cromos.com.co
Publicidad
Publicidad

Lo más...

.