Se encuentra usted aquí

Daniela Álvarez entrega su corona y se confiesa

Horas antes de entregar su corona, esta barranquillera le confesó a CR0MOS qué fue lo mejor de ser Señorita Colombia y cómo luchará para ganar Miss Universo. Secretos reales.

¿Qué es lo más glamuroso de usted misma?

Soy una persona con clase.

Siempre sé cómo comportarme.

¿Cuál es la parte de su cuerpo que más le gusta?

Mi abdomen.

¿Quién reina en su vida?

Dios y mi mamá.

¿Cuál ha sido su mayor atrevimiento?

No me considero una persona atrevida. Pienso muy bien todo lo que hago.

¿Qué no puede faltar en su equipaje?

Una pijama cómoda.

Un vicio.

Los animales. Los amo a morir.

¿Qué es lo que más le gusta  de la comida colombiana?

La sazón.

¿Qué le da pena?

A mí no me da pena nada.

 

¿Cuándo fue la última vez que lloró?

Cuando me despedí de mi novio para venir a Cartagena.

Después de reina, ¿qué?

Ser relacionista de una empresa y alternarlo con modelaje y medios de comunicación.

¿Cuál es su música de fondo?

Depende del ánimo, porque puede ir desde salsa y reggaetón hasta baladas.

¿Qué va a extrañar?

La agenda, estar arreglada para tantos eventos.

¿Lo primero que va a hacer después de entregar la corona?

Verme con mi familia y con mi novio, y disfrutar de la noche en Cartagena.

Su frase de cabecera.

En la vida hay que tener mentalidad positiva para atraer siempre lo mejor.

¿Hasta cuándo dura la belleza?

La belleza interna, que es como la veo yo, puede durar toda la vida.

Una canción que la ponga a bailar.

Talento en televisión, de Willie Colón.

Un placer culposo.

Comer mucho.

Un libro para releer.

Amar o depender, de Walter Riso.

¿En qué es experta?

En entablar relaciones.

¿Para qué es negada?

En todo me desempeño bien.

Algo que quiso aprender y nunca pudo.

A tocar flauta traversa.

Un derecho que defiende con uñas y dientes.

Los derechos de los animales.

Un consejo que prefirió no seguir.

Decirles mentiras a mis papás.

¿De qué se perdió por ser Señorita Colombia?

De algunos matrimonios y paseos, pero nada grave.

¿Su último viaje a dónde fue?

A Nicaragua, donde conocí a las otras latinas que participarán conmigo en Miss Universo.

¿Cuál va a ser su arma en Miss Universo?

 Mi arma es Daniella Álvarez. Me siento preparada física e intelectualmente.

¿Qué le falta a las reinas?

Preparación, porque a veces vienen  muy pequeñas al reinado y están muy inmaduras para enfrentar todo lo que implica ser Señorita Colombia.

¿Qué descubrió de Daniella tras esta faceta de reina?

Que el cansancio no es mi enemigo.

¿Cuándo y dónde es feliz?

Soy feliz en un parque de diversiones.

¿Dónde está su sensualidad?

En mi forma de expresarme.

¿A quién le cantaría la tabla?

A cualquier persona que me falte al respeto.

¿Qué rasgo no soporta de los demás?

Las personas lentas que no ponen de su parte para salir adelante.

Su mayor acto de arrogancia.

Cuando soy difícil con los hombres.

¿Qué quería ser cuando niña?

Bióloga marina, después médica y terminé siendo comunicadora social.      El mejor recuerdo de su año de reinado.

Que el día de mi cumpleaños me felicitó media Colombia.      ¿Qué le faltó hacer como Señorita Colombia?

Conocí mucha gente con la que hice muchos contactos, pero no relaciones.

  Un vestido inolvidable.

El de coronación que me hizo Amalín de Hazbun.      Un final feliz.

Traerles a los colombianos la corona de Miss Universo.     ¿Cuál es el pecado más común que cometen las reinas?

Decir que son arrolladoras.      ¿Qué cambiaría del Concurso?

Que haya un día de esparcimiento para las candidatas donde tengan un momento para desconectarse.      El mejor piropo que le han dicho.

“Quisiera ser corona para estar siempre en tu cabeza”.

Publicidad

Publicidad

Publicidad