Se encuentra usted aquí

Diana Montoya y su banda sonora

Empezó como reportera del Noticiero 24 horas, ha sido presentadora,directora del servicio informativo de Caracol Radio, relacionista y hasta  crítica de reinas. Hoy es la conductora de uno de los programas radiales más  entretenidos del fin de semana.    

Para la época en que Paola Turbay se coronaba como la mujer más bella de Colombia, 1991, Diana Montoya, recién egresada de Periodismo  de la Universidad Javeriana, se pasaba tardes enteras encerrada en el cuarto de un hotel de Cartagena detallando en video a las candidatas al Concurso Nacional de Belleza. Su misión era apoyar a Amparo Grisales, a quien las reinas le tenían pavor por sus comentarios implacables. 

Diana era una especie de productora de la sección. Juntas elaboraban el libreto que la manizalita transmitía en el cierre del Noticiero 24 horas. De reinas no volvería a saber hasta el año 2008, cuando fue invitada por CROMOS a escribir una columna de opinión sobre las candidatas en la que exaltaba sus atributos y ponía en evidencia sus falencias. Este sería su único paso por la escritura, pues de todas las facetas del periodismo que ha explorado, la escrita ha sido la más efímera.

Tras siete años de reportera de televisión, Diana se convirtió en una de las presentadoras más visibles del recordado Noticiero Criptón. Junto al fallecido periodista Hernán Castrillón Restrepo, Diana le hacía frente a las noticias serias, duras, las que le recordaban que vivía en un país difícil. Después vendría una carrera llena de ascensos y cambios. La radio llegaría a su vida de la mano de Julio Sánchez Cristo, con quien compartió cabina en Viva FM, y probaría las mieles del entretenimiento, uno de sus temas favoritos. “La gente lo confunde con farándula y no debe ser así; entretenimiento es información para el ocio, para la riqueza familiar. Es buscar algo que hacer cuando no estás haciendo lo que te toca hacer”, define.

Seguiría vinculada a la radio pero desde Estados Unidos. Participó en la mesa de trabajo de 6 a.m. Hoy  x hoy de Caracol con Darío Arizmendi, montó una agencia de relaciones públicas, hizo programas de televisión para el mercado hispano y fue la confidente de un centenar de oyentes que todos los días, después de la medianoche, le contaron historias crudas, reales, en el programa Hablar por hablar. “Lo más importante era dejarle claro al público que yo no era ni psicóloga, ni terapeuta, sólo me ponía en sus zapatos y aplicaba mi experiencia  de vida. Los escuchaba con mucha atención pero no les daba solución, simplemente trataba de entenderlos. Pero el horario nocturno (de 11:00 p.m. a 2:00 a.m.) pasa factura y la carga emocional de cada noche era fuerte”, confiesa.

Después de vivir 14 años en Miami, regresó a Colombia para conducir un programa que se ha encargado de revelar con canciones el alma de sus invitados: la sección Mi banda sonora del programa A vivir que son dos días. El programa se emite los fines de semana a partir de las 7:00 de la mañana (8:00 de la mañana los lunes festivos). Comparte cabina con el periodista Ricardo Orrego pero ella es la líder de la sección más especial del espacio. Por Mi banda sonora han pasado personajes como Navarro Wolff, Miguel Mateos, Martha Senn, el general Óscar Naranjo y César Rincón, quienes han contado su historia a través de las canciones que los han marcado. 

Diana, recordando su sección Gente en el Noticiero 24 horas, en la que sacaba del libreto a los ministros de turno y los ponía a hablar de cocina o de la vida cotidiana, acompaña a sus invitados con una charla amable que le ha valido el reconocimiento como la dueña radial de los fines de semana.

“Yo siempre tuve en mi cabeza una sección como Mi banda sonora. Soy melómana y por eso en todos los episodios de mi vida ha habido música, así que pensé que eso debía pasarle a todo el mundo”. No sólo ha coleccionado canciones de Alice DeeJay o The Police, también ha coleccionado momentos. De todos los invitados que han pasado por su cabina guarda un recuerdo especial. “Uno de mis programas favoritos fue el que hice con Martha Senn porque  me habló de su cotidianidad, de cómo sus nietos la ponen a correr, fue una charla muy tranquila con una de las voces más importantes de este país”.

Diana Montoya acompaña a sus invitados mientras ellos hablan sobre lo que ellos mismo han escogido, ese es el éxito de su programa, “en una entrevista convencional el periodista lleva sus preguntas, acá es al contrario, el entrevistado escoge (muchos se toman semanas en esta labor) los temas con los que me van a contar los momentos más impactantes  de su vida y yo simplemente trato de propiciar una charla amable donde no hay lugar para prejuicios o juicios de valor”.

Así sucedió con una de los programas más escuchados de este año, el de Navarro Wolff. El político recordó su vida en Pasto con canciones típicas como La guaneña, y después musicalizó su época universitaria con Casas de cartón, mientras hablaba del momento donde su vida se transformó y pasó de ser un estudiante de ingeniería común a un individuo involucrado con el cambio social.

Así transcurren sus programas. Muchos oyentes le preguntan cuándo musicalizará su propia historia, y aunque aún no tiene fecha, conoce de memoria los grupos que incluiría: Sting, Pink Floyd, Genesis, The Cure, entre muchos otros. Diana Montoya seguirá poniéndoles ritmo a los fines de semana porque, como ella misma afirma, “en un país como este, con una realidad tan dura, la gente necesita entretenimiento de calidad, y eso es lo que tratamos de ofrecer en A vivir que son dos días”. Con secciones como Mi banda sonora, tiene por ahora el éxito garantizado.

Publicidad

Publicidad

Publicidad