Se encuentra usted aquí

Kate Middleton, nuevamente la mejor vestida del año

Por tercer año consecutivo la esposa del príncipe Guillermo de Inglaterra, ocupa el primer lugar de la clasificación que “Vanity Fair” hace de las mejor vestidas del año. Conozca los otros personajes de la lista.

Catalina será la portada del número de septiembre de “Vanity Fair”, donde se recoge la lista de los mejor vestidos del año. Sabe combinar prendas exclusivas de creadores como Alexander McQueen, Alice Temperley o Matthew Williamson, por ejemplo, con marcas de “low cost”.En esta clasificación otras veces han reinado nombres como el de Tatiana Santo Domingo, novia de Andrea Casiraghi, Michelle Obama o Kate Moss.Este año se incluyen nuevas estrellas al universo de la moda, como la actriz Jessica Chastain, el príncipe Harry, el rapero Jay-Z o Carlota Casiraghi.  En la clasificación también aparecen estrellas de cine, como la mencionada Jessica Chastain y Diane Kruger, pero no su novio, el actor Joshua Jackson, famoso por sus estilismos. Colin y Livia Firth repiten como pareja mejor vestida.Del mundo de la moda, destacan Jay-Z y Alicia Keys, que vuelve a figurar tras varios años desaparecida de la lista.  Tom Brady, “quarterback” de los New England Patriots, representa al deporte, tal vez gracias al apoyo de su esposa, la modelo Gisele Bündchen quien, por cierto, no aparece.También figuran algunas jóvenes que empiezan a volar alto como Poppy Delevigne y Léa Seydoux, además de la diseñadora Stella McCartney y la jequesa de Qatar.Entre la realeza, además del príncipe Harry y Carlota Casiragui, la hija de Carolina de Mónaco, destacan las princesas Mary de Dinamarca y Alexandra de Grecia y el príncipe Heinrich von y zu Furstenberg.UNA PRINCESA DE MODAAdemás de un gran número de seguidores de su estilismo, Catalina de Cambridge siempre cuenta con la aprobación de la crítica especializada. Este es el tercer año consecutivo que se coloca en el primer puesto de la prestigiosa lista internacional de las personas mejor vestidas del mundo que elabora la revista “Vanity Fair”.Entre sus prendas preferidas, destacan vestidos de línea envolvente (conocidos como "wrap dresses") con abrigo a juego, líneas lápiz que acentúan su figura, trajes de noche etéreos en los que predominan las gasas, los plisados y cinturas fruncidas y "looks" cuidados pero sencillos para su tiempo libre con  vaqueros, blusas, jerséis de cachemira y pashminas como prendas favoritas son algunas de las claves del estilo de la duquesa de Cambridge.Entre sus marcas y diseñadores más utilizados, sobresalen Matthew Williamson, Issa, Katherine Hooker -eligió un abrigo de esta marca para su primer acto oficial como prometida de Guillermo-, Alexander McQueen, Reiss -lució un vestido blanco de la firma en las fotografías oficiales de su compromiso-, Temperley y los vaqueros Hudson o Paige.Catalina ha puesto en alza las joyas discretas y es una especialista en el uso de los sombreros y tocados típicos de los británicos, un apartado en el que no es difícil patinar en términos estilísticos.ELEGANTE Y AUSTERAUn ejemplo, además muy comentado, de su forma de entender la moda tuvo lugar el pasado mes de marzo, cuando la duquesa de Cambridge mostró su lado más austero al elegir para su primer discurso en público el mismo vestido que llevó su madre, Carole Middleton, hace dos años, en las carreras de caballos de Ascot. Se trataba de un sencillo vestido azul ceñido en la cintura que vistió en la inauguración de las nuevas instalaciones en Ipswich (este de Inglaterra) de la organización benéfica “Each”, donde pronunció su primer discurso en público. La prensa británica recogió que el vestido era de la tienda al por menor Reiss, que en 2010, cuando Carole Middleton lo usó por primera vez en Ascot, se vendía a 139 libras (unos 180 dólares). No obstante, no era la primera vez que los periódicos observaban que Catalina y su madre compartían vestuario, puesto que la esposa del nieto de la reina Isabel ha sido vista en otros eventos con pamelas ya usadas por su progenitora. De todas maneras, el buen gusto de la princesa no ha aparecido de la noche a la mañana: sus atuendos son analizados con lupa -y copiados-, desde que en 2005 se conoció su noviazgo con el primogénito de Lady Di. 

Publicidad

Publicidad

Publicidad