Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

¡Me da pereza el sexo!

Por: 
Redacción Mi Bebé
¿Cómo superar esta etapa de frialdad?

 

La pereza, la “madre” de todos los vicios, también puede llegar a los terrenos del sexo. Aunque exista amor, para algunas parejas la intimidad deja de ser una prioridad en sus vidas. Según los  expertos, el deseo sexual tiene un componente psicológico que tiende a disminuir cuando las personas están estresadas. Por ejemplo, si una pareja está en la búsqueda de un bebé y no lo logran después de varios intentos, es común que el sexo disminuya en la medida en que sólo lo tienen para concebir, sin disfrutar del romance y el juego. Prefieren no tener relaciones para no entrar en fases de frustración.

 

Por su parte, la pérdida de un bebé por cuenta de un aborto espontáneo también puede encender el temor de la pareja y apagar el deseo de un encuentro sexual.

 

La experta explica, además,  que durante el embarazo, en algunas parejas, disminuyen las relaciones por el cansancio y la incomodidad de la madre, por falsas creencias sobre cómo el sexo puede hacerle daño al bebé y por las constantes dificultades que puedan existir en el interior del hogar. "No se puede esperar tener una noche de pasión si durante el día la hostilidad ha sido el plato fuerte".

 

En la etapa de posparto, especialmente en madres primerizas, los cambios físicos y emocionales desencadenan el rechazo. “La mujer está más enfocada en su yo maternal, que en su yo conyugal y, en muchas ocasiones, no se siente físicamente atractiva y preparada para reiniciar la intimidad”.

 

 

¿Cómo revivir la llama del deseo?

 

No nieguen lo que sucede. Discutan con claridad  lo que está pasando y analicen juntos cuáles son las posibles causas.

 

 Expresen mutuamente y con sinceridad sus sentimientos y necesidades frente al sexo.

 

No pierdan de vista que todo es importante para favorecer la vida íntima, desde el cuidado personal de cada uno, la disposición y orden del dormitorio, el lenguaje gestual y verbal, el respeto y el compromiso, los detalles, los juegos y la camaradería.

 

Aunque tengan hijos de por medio, busquen momentos de encuentro en pareja. Recuerden que alimentar y proteger el amor es el principal insumo para una vida sexual plena y crear nuevas formas de disfrutar su intimidad.

 

 

Foto: Istock

Leer mas: 

Leer más

Publicidad
Publicidad