Armas de un hombre seductor

Domingo 1 de mayo de 2011

"¿Qué quieren las mujeres?" Qué hombre no se ha hecho alguna vez esta pregunta. El experto español de 26 años David Del Bass revela algunos de sus secretos.

Foto:Efe
Armas de un hombre seductor
El actor George Clooney ha sido considerado por décadas como uno de los soteros más cotizados del mundo

14

Compartido
Compartir:

Ese es el objetivo que se ha marcado David Del Bass en su primer libro, "Secretos de un seductor", con el que pretende ayudar a otros hombres a mejorar su vida sexual y sentimental hasta llegar a ser un auténtico Casanova.

Pero este joven seductor, que con 26 años ya puede presumir de haber conocido a más de 3.000 mujeres, no siempre fue un conocedor de los misterios del sexo opuesto. Sus relaciones, escasas, dependían del azar, hasta que descubrió la existencia de una Comunidad Internacional de Seductores con una estudiada estrategia.

¿El seductor nace o se hace?

"Esa mujer no es para ti". ¿A alguien le suena esta afirmación lapidaria? A David del Bass, sí: "Desde pequeños, nuestras madres, hermanas, amigos, nos recuerdan que hay mujeres que no están a nuestro alcance, algo que, además de no ser cierto, es injusto".

Del Bass pertenecía al grupo de personas que cree que la seducción es un don natural o en su defecto un invento publicitario, hasta que un amigo le habló de la existencia de métodos y técnicas infalibles para estar con las mujeres.

Libros, manuales, vídeos, un material apoyado unas veces en la psicología, otras en la experiencia basada en ensayos de prueba-error. El testimonio de cientos de hombres que se han propuesto dominar el arte de la seducción y que lo han conseguido.

Pero para ser un seductor de verdad no basta sólo con documentarse. La teoría, alojada en internet, escondida entre los estantes de las librerías, o confesa en la barra de un bar, tiene que ir acompañada de la práctica y, lo más importante, de un cambio de actitud.

"Disfrazarse de Don Juan e intentar interpretar un papel que no es el tuyo no es suficiente. Hay que trabajar todos los planos de la vida para desarrollar el ámbito personal y autosuperarse", explica el experto. En definitiva, ganar en autocontrol y seguridad.

Mientras se persigue esta última cualidad, tan atractiva para las mujeres, Del Bass confiesa algunos trucos para allanar el camino -¿hacia la cama?- hasta la mujer deseada.

El hombre bueno: el eterno perdedor

"La primera regla para los profanos es olvidar todo lo que saben hasta el momento sobre el universo femenino, sobre todo el discurso que ellas hacen sobre cómo es el hombre de sus sueños", aconseja el seductor, quien le otorga esta incongruencia a la presión de una educación basada en la moral y la ética.

Eso implica desechar la imagen del tipo bueno que se proyecta siempre en las películas románticas, donde la sexy protagonista se enamora del hombre perfecto. En la vida real, Julia Roberts jamás se hubiera quedado con el anodino Hugh Grant o al menos eso opina Del Bass: "A la hora de la verdad son otros, no tan buenos, los que se quedan con la chica". Dar a las mujeres más de lo que necesitan o buscar siempre su aprobación son prácticas masculinas reñidas con la líbido. El miedo y la necesidad son los peores enemigos de la seducción por expresar el miedo a no ser correspondido y la necesidad demasiado explícita de querer mantener relaciones sexuales.

El alter ego de este frustrado galán es el "hombre premio", aquel que no necesita demostrar nada porque él es, en sí mismo, el trofeo. ¿Cuál es el truco para tan apetecible meta? "Ir acompañado de alguna amiga bonita. Ellas te preseleccionarán solo por el hecho de ir con una mujer atractiva", sentencia Del Bass.

En el libro, el maestro de la seducción explica esta distinción con la metáfora del gato y la campana, donde la mujer es el felino y el hombre, su divertimento."Si a un gato le pones un cordel fuera de su alcance y además comienzas a moverlo sentirá curiosidad por él e incluso se volverá loco por atraparlo". Tampoco se trata de llegar al extremo, sino de dejar un margen de juego a la chica para que utilice su imaginación, pues ¿qué es la seducción sino un juego?.

Los gurus de la seducción

Cuando David del Bass, movido por su frustración con las mujeres, descubrió el mundo de la seducción no podía imaginar el alcance que tenían sus preocupaciones. Se topó con una Comunidad Internacional que utilizaba internet como lugar de encuentro, y con una serie de maestros que impartían diferentes teorías de seducción.
La Comunidad se fundó de forma secreta en Los Ángeles, de manos de Ross Jeffries, autor del libro "How To Get The Women You Desire Into Bed" (Cómo llevar a la mujer que deseas a la cama). Este pionero, poco agraciado y con más de 40 años, conseguía ligar con las mujeres más hermosas a través de programación neurolingüística.

Pero la dificultad de aprender esta técnica fomentó la aparición de un competidor, Mystery, un veinteañero defensor del triunfo a través del control de las emociones, que en sus enseñanzas se atreve a afirmar lo siguiente: una mujer necesita siete horas (seguidas o no) para acostarse con un hombre sin sentirse culpable.

La versión española de estos seductores, David Del Bass, prefiere utilizar las técnicas de seducción para ofrecer la mejor cara de uno mismo. "Hombres y mujeres buscamos algo parecido: aprender a disfrutar con el sexo opuesto. Aunque mientras ellas buscan al adecuado, nosotros preferimos ganar en experiencia", bromea.

EFE reportajes | Cromos.com.co
Publicidad
Publicidad

Lo más...

.