Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Las cuatro fuentes de energía que te permitirán llevar una vida plena

Por: 
Redacción Elllas
Pasos con los que lograrás alcanzar el bienestar de cuerpo y mente. ¡Presta atención!
Publicidad

Beatriz Goyoaga es una española que duró 25 años haciendo periodismo. Entrevistó a personajes como Nelson Mandela, Madonna y George Bush, entre otros. Llegaba a los 40 años y decidió que era momento de darle la vuelta al mundo: estuvo en las bases militares de la Antártida, en las ceremonias de iniciación de los tibetanos, escaló dos veces el Everest. Al final de la travesía confirmó lo que guardó en silencio desde que comenzó ese viaje: buscaba algo para darle sentido a su vida.

Terminó tomando un curso de manejo del estrés laboral en la fundación El Arte de Vivir. Quedó prendada de ese movimiento, fundado por Sri Sri Ravi Shankar -un indio nominado cinco veces al Nobel de la Paz- , que no tiene filiación religiosa o política, pero sí miles de seguidores en el mundo, y que trabaja con la Organización Mundial de la Salud desde hace 20 años. La OMS, desde 2009, promueve las técnicas de Shankar para recuperar el equilibrio psicofísico.

Desde entonces su vida dio un giro: aprendió que con la respiración dejaba el estrés y cumplía con sus metas.

Tras la muerte de su marido volvió a empacar la maleta y hoy recorre el mundo pero enseñando la técnica que aprendió de su gurú para reducir el estrés. Su libro autobiográfico, Del Gin Tonic a la meditación, es un best seller cuyos derechos de autor donó a proyectos humanitarios. Goyoaga, en su última visita a Colombia, habló sobre esa técnica que le cambió la vida.

 

Cuatro fuentes fundamentales de energía:

1. Alimentación correcta

Los pensamientos están íntimamente relacionados a la alimentación. Hay que comer sano, comer fresco y recién preparado. No comer restos. La comida chatarra trae pensamientos negativos, tristes. También hay que beber muchísima agua.

2. Descanso

El descanso no es solo dormir, es voluntariamente no hacer nada. Se puede hacer en la oficina, en la universidad, en la calle. Te sientas y no haces nada, cierras los ojos y respiras un momento, cinco minutos pueden ser suficientes.

3. Respiración

Tiene infinidad de secretos. Podemos eliminar hasta el 80% de las toxinas del organismo a través del pulmón, pero solo utilizamos el 30% de la capacidad pulmonar. La respiración está íntimamente unida a las emociones: es agitada cuando uno está angustiado y profunda y larga en la serenidad. Uno inhala cuando hay una buena noticia, exhala cuando hay una mala y se detiene cuando hay un susto. Trabajando con patrones de respiración, puedes entrar en esos profundos espacios de la conciencia a donde no llega la medicina ni la psicología.

4. Estado feliz de la mente

La felicidad sube la energía. Promueve espacios para hacer lo que te hace feliz, sea leer un libro, ir a comer, rezar, escuchar música, ir de paseo, lo que sea.

 

Foto: Flickr.

 

Leer mas: 

Leer más

Publicidad