Se encuentra usted aquí

De alpargatas y tapapinches, el atuendo de Juan Valdez

En la memoria de los colombianos se encuentra grabado el nombre y bigote de Juan Valdez, el personaje insignia del mejor café del mundo.

Fue creado en 1959 con el objetivo de representar el esfuerzo y la dedicación de más de 500.000 caficultores colombianos que junto a sus familias han dedicado su vida a cultivar y cuidar el café.  

El icónico personaje que durante más de 50 años ha estado presente en los hogares de Colombia, ha sido encarnado por tres hombres a lo largo del tiempo, llevando a todos los rincones del mundo la cultura cafetera de nuestro país. Carlos Castañeda es el actual Juan Valdez, cafetero desde que tiene uso de razón.  Él representa historia, tradición, amor, fuerza y es reconocido por personas de cualquier nacionalidad. Pero todo esto no es posible sin la personalidad única de este hombre apegado a su cultura. El traje que viste Juan Valdez junto a su burra Conchita es el punto clave para lograr dicho objetivo. 

Web

 

A continuación un recorrido por cada una de las prendas que viste el cafetero más querido por todos los colombianos.

 El sombrero. Accesorio fundamental de los cafeteros pues protege sus rostros del sol y la lluvia durante las largas jornadas de trabajo en los cultivos. Seguido de la mulera o poncho, prenda que los cubre del frío además de limpiar su sudor.  Junto al carriel se encuentra el tapapinche, prenda muy singular y poco conocida para algunos. Envuelve la cintura del cafetero y evita que el pantalón se maltrate por la actividad diaria en el campo. El machete es otro de los accesorios indispensable en el atuendo del cafetero, ya que facilita la movilización por los cafetales rodeados de maleza. Por último pero no menos importante, las alpargatas. Su suela es fabricada en fique y lona en la parte superior brindando comodidad para las extensas jornadas en los campos de café. Este atuendo único y muy tradicional es reconocido en el mundo entero gracias a Juan Valdez, hombre arraigado a sus costumbres que lleva un pedacito de Colombia a los cinco continentes.   

 

 

 

 

Publicidad

Publicidad

Publicidad