Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Siete enfermedades frecuentes en tu bebé

Por: 
Redacción Mi Bebé
Siete enfermedades frecuentes en tu bebé
Con la socialización preescolar se manifiestan algunas dificultades en el proceso de alimentación y crianza, presta atención a esto.

Otitis

Inflamación en los oídos debido a gripas y agua que cae al conducto auditivo por piscinas o baños de inmersión. La infección de origen viral o bacteriana empieza a multiplicarse produciendo un cúmulo de moco y pus que aumenta la presión en el interior del oído que se va distendiendo hacia el tímpano, el cual se torna abombado y rojo. Esta presión o inflamación del oído medio es lo que le produce dolor al niño. Los estudios dicen que alrededor de la mitad de los niños padecerán alguna infección de oído durante su primer año de vida. Aquellos que tienen factores de riesgos hereditarios serán propensos a tener recurrencias en esta dolencia.

Amigdalitis

La función de las amígdalas es fabricar anticuerpos que protejan al organismo contra agresiones externas. Durante los tres primeros años de vida cumplen una labor defensiva contra las infecciones. Luego, hasta los seis años, serán fundamentales para la defensa contra virus, bacterias y otros microorganismos. Cuando el niño tiene amigdalitis presenta dolor al tragar, se le tocan las amígdalas y presentan inflamación, puede presentar fiebre súbita y elevada, mal aliento y ausencia de síntomas catarrales. La mayoría de los casos es viral y no requiere antibiótico.

Adenoides

Son masas de tejido en los orificios nasales que impiden la correcta respiración. Los niños presentan ronquidos en la noche, permanecen con la boca abierta y sufren de gripas regularmente. Se debe tratar con antialérgicos, lavados nasales y, dependiendo del tamaño de las adenoides, algunos casos se resuelven con cirugía.

Gingivoestomatitis

Se manifiesta cuando el bebé presenta llagas en los labios, en las mucosas de la boca, el paladar y la lengua. Las vejigas de la boca, en menos de un día, se convierten en pequeñas úlceras que sangran. Se presenta fiebre alta, hay mucha saliva, encías moradas e inflamadas, hay dolor para tragar y los ganglios de la garganta pueden estar inflamados. Es muy frecuente debido a la entrada al jardín y el contacto con otros niños. Su tratamiento requerirá una semana con líquidos, ya que hay que evitar que el bebé se deshidrate y se sugiere una dieta blanda. Muchos doctores prescriben un antiséptico o un anestésico.

Alergias respiratorias

Las alergias respiratorias se presentan en niños con antecedentes familiares de asma, sinusitis, rinitis. Estas alergias se manifiestan, por ejemplo, cuando el ambiente está especialmente frío, durante las noches y con la exposición al humo del cigarrillo. Se estima que un 12% de los niños padecen de asma, lo que la convierte en una de las enfermedades crónicas más frecuentes en la infancia y la adolescencia. Los episodios de asma, que resultan de una inflamación crónica de la parte más interna de los bronquios, requieren urgencia médica. Cuando un niño padece de asma, algunos factores alergénicos como el polen, el polvo, epitelios de ciertos animales, virus o algunos olores irritantes inflaman los bronquios y obstruyen la normal entrada del aire.

Inapetencia

Todos los niños, luego de cumplir el año de vida, ralentizan su crecimiento y disminuye su apetito. Aprenden a rechazar los alimentos porque están más interesados en el juego. Ya no quieren comer lo mismo que antes. Comienzan los malos hábitos alimenticios. Pueden comenzar ciertos desequilibrios que pueden durar por el resto de la vida. ?

Sinusitis

Es diferente a la que padecen los adultos porque la congestión se presenta en los senos maxilares. En los niños se manifiesta por medio de una gripa que no se cura. Hay moco verde permanente, tos en las noches y fiebre intermitente. Es una gripa pasmada que ni se agrava, ni se quita. Amanecen con mal aliento.

 

Foto: Flickr.

Leer mas: 

Leer más

Publicidad
Publicidad