Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Identifica el autismo en tu bebé

Por: 
Redacción Mi Bebé
Identifica el autismo en tu bebé
Conductas atípicas y problemas de interacción social, son algunas de las señales para detectarlo. Mucha atención.

El autismo es un trastorno de tipo heterogéneo. Entre las causas investigadas se ha encontrado que esta anomalía se debe a factores de tipo genético, por enfermedades de tipo infecciosas como la rubeola congénita, el funcionamiento anormal del sistema nervioso (disfunción y desarrollo atípico del cerebro), y las alteraciones del nivel de los neurotransmisores de la serotonina.

Además, se le atribuye también a factores ambientales como intoxicación por metales pesados (mercurio), y problemas obstétricos.

 

Diez señales para identificar el autismo

Existen señales referentes al campo de la comunicación o del lenguaje, a la interacción social y sensorial que llevan a determinar que un niño es autista. Estas son algunas de las más significativas.

 

En la comunicación

1. Desarrollo de lenguaje lento o ausencia absoluta del lenguaje. Igualmente, dificultad para comunicarse a través de otro medio de comunicación (gestual o mímica).
2. Es incapaz de iniciar o mantener una conversación, no sigue órdenes.
No se refiere a sí mismo correctamente, no utiliza el pronombre yo y habla en tercera persona. Por ejemplo, dice “quieres pan” en vez de “yo quiero pan”.
3. Se limita a repetir palabras o frases.
4. Memoriza pasajes o comerciales.

 

En la interacción social

1. No realiza contacto visual con otras personas ni responde a sonrisas.
2. Trata a las otras personas como objetos. Genera un intenso apego a los objetos.
3. No practica juegos simbólicos, ni juegos colectivos. Se aísla.
4. No muestra empatía, ni expresa afectos. Se irrita y hace pataletas si se le cambian rutinas.
5. Realiza movimientos incontrolados de una extremidad especialmente aleteo de las manos.

En cuanto al área sensorial, muestra señales como la hipersensibilidad a olores, a los ruidos, a los sabores y al tacto de ciertas texturas.

 

Tratamiento

El autismo no tiene cura, pero si el niño recibe un tratamiento a temprana edad, individualizado y acompañado por un equipo interdisciplinario, se lograrán cambios positivos en el menor. Un tratamiento efectivo incluye: terapias de análisis del comportamiento, medicamentos para manejo y control de la agresión, la ansiedad, la atención, la hiperactividad y la irritabilidad, siempre bajo la supervisión del médico; terapia ocupacional física y del lenguaje. Finalmente, el tratamiento debe tener como objetivo modificar conductas desadaptativas, desarrollar habilidades funcionales y adquirir rutinas en el niño que le permitan integrarse a la familia y a la sociedad.

 

Consejo para los padres

Lo mejor es informarse y trabajar de la mano con el equipo interdisciplinario, con el colegio o la institución a donde ingrese el niño para recibir su tratamiento. Bríndele todo el amor y la ayuda necesaria para su adecuado desarrollo.

Estudios e investigaciones demuestran que es más frecuente el autismo en niños que en niñas en una proporción de 4 a 1. 

 

Foto: Flickr.

Leer mas: 

Leer más

Publicidad
Publicidad