Warning: Unknown: Unable to allocate memory for pool. in Unknown on line 0 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /local/portales/cromosd7.com/index.php on line 19 Las famosas y sus carros | Cromos

Se encuentra usted aquí

Mensaje de error

  • Warning: include_once(): Unable to allocate memory for pool. in drupal_settings_initialize() (line 724 of /local/portales/cromosd7.com/includes/bootstrap.inc).
  • Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in _drupal_bootstrap_page_cache() (line 2374 of /local/portales/cromosd7.com/includes/bootstrap.inc).
  • Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in _drupal_bootstrap_page_cache() (line 2376 of /local/portales/cromosd7.com/includes/bootstrap.inc).
  • Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in require_once() (line 3 of /local/portales/cromosd7.com/profiles/icck_cromos_profile/modules/contrib/memcache/memcache.inc).
  • Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in _drupal_bootstrap_database() (line 2464 of /local/portales/cromosd7.com/includes/bootstrap.inc).
  • Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in _drupal_bootstrap_variables() (line 2481 of /local/portales/cromosd7.com/includes/bootstrap.inc).
  • Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in Database::openConnection() (line 1688 of /local/portales/cromosd7.com/includes/database/database.inc).
  • Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in Database::loadDriverFile() (line 1777 of /local/portales/cromosd7.com/includes/database/database.inc).
  • Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in Database::loadDriverFile() (line 1777 of /local/portales/cromosd7.com/includes/database/database.inc).
×

Las famosas y sus carros

Así como las mascotas se parecen a sus dueños, los carros también se parecen a sus propietarios. Estos son los casos de cinco famosas que han encontrado en su vehículo una extensión de su personalidad.

Catalina Gómez  

No concibe la vida sin su auto. En él pasa la mayor parte del tiempo, y además, en su interior carga media casa: “Llevo la ropa del gimnasio, el desayuno, el almuerzo, las carteras que vendo, los CD de la música que me gusta, un lapicero y una lima para las uñas, que nunca me puede faltar”.

La presentadora del programa Caracol Día a Día se considera fanática de los camperos pues estos infunden respeto en las calles y eso la hace sentir más tranquila al enfrentar el tráfico de la capital. Por su espíritu guerrero y emprendedor, esta bella paisa ha encontrado una perfecta sintonía con su vehículo. “Soy aventurera y arriesgada, como mi camioneta”.

Además de ser agreste, el auto de Catalina es confortable, y esta combinación es perfecta para ella, es un carro amplio donde cabe toda la familia, inclusive el carro del bebé que está por llegar. Un detalle que le encanta es la calefacción en las sillas. Como sale a trabajar a las cuatro de la mañana, la calidez que le brinda este sistema la relaja para empezar el día con el mejor ánimo.

Reconoce que se defiende en los temas de mecánica, pero prefiere que la socorran cuando se vara, porque una mujer sola puede correr muchos peligros. Al hablar sobre su actitud como conductora, confiesa: “Yo soy medio taxista, porque como siempre ando de afán, me acelero mucho frente al volante. Pero es algo que quiero cambiar, pues hay que tomarse la vida con más calma”.

Darcy Quinn

La presentadora de Noticias Caracol nos confesó que la reina de su carro es Blakie, una perrita labradora negra que la acompaña siempre. Por eso, además de sus CD y sus libros, en su Jeep no faltan juguetes, galletas y el tapete especial para su mascota.

La cualidad que destaca de su camioneta es la seguridad, aun en carreteras peligrosas. Y como una de sus pasiones es recorrer el país por tierra, nada mejor que un vehículo resistente, que se le mida a todo, igual que ella. “Mi carro y yo somos todo terreno. Estamos pa’ las que sea”, explica con emoción.

No se declara obsesiva con el cuidado de su auto, pero sí muy juiciosa en el tema de la revisión mecánica frecuente. “Cada seis mil kilómetros lo llevo al concesionario original a que le hagan los cambios de todo”, señala. Aunque sabe solucionar los problemas mecánicos básicos, por lo general, suele llamar a su esposo para que la rescate.

Se considera buena conductora, pero, por los afanes, puede ser un poco agresiva. “Soy ‘patabrava’, como dicen popularmente, pues casi siempre me coge la tarde. Además, en Bogotá hay tantos trancones que cuando veo una oportunidad para correr, lo hago”.

Fanny Lu

La cantante Fanny Lu es feliz en su camioneta porque le garantiza total seguridad para desplazarse tanto en la ciudad como en el campo. Además, la sensación de estar en un carro alto le da confianza para enfrentarse a la actitud sexista que tienen algunos conductores en las calles. “En general, a uno como mujer se la montan mucho, pero si uno va en un campero lo respetan más”, declara.

Un aspecto en particular que la enamora de su Toyota es el sistema automático de cambios, lo que hace más suave el ejercicio de manejar. La comodidad y la amplitud son otras cualidades de su vehículo que le facilitan tener cerca todas las cosas que necesita mientras no está en su casa.

Sin duda, el auto es uno de los lugares más importantes en la vida de Fanny, pues le permite tomarse unos minutos en medio de sus agitados días para estar sola con sus pensamientos. “El carro es mi espacio de reflexión”, explica.

Y como en la variedad está el placer, la artista revela que la idea de tener un encuentro erótico en su campero le parece atractiva. “Me gustaría cumplir esa fantasía, pero para hacerlo con tranquilidad, me cercioraría de que se empañaran bien los vidrios porque me daría pena que alguien me pillara in fraganti”, dice con timidez.

Carolina Cruz

Una de las mujeres más lindas del país, tiene un auto que –al igual que ella– es capaz de dejar sin aliento a más de uno. Con su exquisito diseño, este BMW conquistó el corazón de la modelo y se convirtió en el mejor aliado de su rutina diaria. Desde que sale en la mañana de su casa, carga en él todo lo que necesita: ropa, zapatos, comida, e incluso una novena al Divino Niño que la ha librado de accidentes.

Es un espacio para estar con las personas que más quiere: “Me encanta compartir el tiempo con mi mamá y con mis amigos, y la comodidad de este vehículo me permite hacerlo”.

Carolina jamás en su vida ha cambiado una llanta y no sabe nada de mecánica. Pero, esto no es un problema, pues su carro, tiene un sistema inteligente que le avisa cuándo una llanta está pinchada o cuándo falla en el motor. “Este automóvil está hecho para dar siempre lo mejor, como yo, que me exijo al máximo en todo lo que hago. Por eso creo que mi carro y yo nos parecemos en que ambos somos perfeccionistas”, declara.

Una de las cosas que más disfruta esta caleña es consentir a su BMW: “Trato de tenerlo siempre limpio y lo cuido mucho de los huecos cuando manejo, por eso soy prudente frente al volante”.

Leonor Espinosa

Según la chef , el carro va más allá de su función de transportar y tiene un significado más metafísico en su vida: “A diferencia de una casa o un negocio, que te obligan a tener un polo a tierra y a estar radicado en un mismo sitio, un auto te hace libre porque no te ata a ningún lugar”.

Tener un carro grande le ha permitido dar rienda suelta a su espíritu nómada que la lleva en todo momento a viajar, a recorrer carreteras destapadas y a explorar senderos salvajes. “Me gusta meterme por caminos escabrosos, por eso tengo en común con mi camioneta la fuerza y el empuje para llegar adonde otros no se atreven”, explica.

Es muy estricta con el orden y la limpieza dentro de su vehículo y no le gusta cargar tantas cosas en él; sólo lo necesario, como lentes de sol, anteojos para ver de cerca y de lejos, un Ipod con todo tipo de música –pues es una melómana de tiempo completo–, un brillo de labios, chicles y un ambientador. Cuenta que no sabe nada de mecánica y que no le gusta ni le interesa. Por esta razón, ante alguna emergencia su única opción es la de pedir ayuda.

Reconoce que a veces es descuidada para manejar y que le encanta la velocidad, pero por fortuna, alguna energía protectora le ha impedido estrellarse en varias ocasiones.

Publicidad

Publicidad

Publicidad